Salamanca utiliza las TIC para apostar por un tráfico sostenible

La palpable y creciente contaminación en las ciudades es un asunto que no solo preocupa a los entes públicos y empresas privadas,  sino también a los ciudadanos que viven y respiran en estos lugares. Una cuestión que inquieta a todos. Por ello, y en un momento idóneo, se ha puesto en marcha el proyecto RESCATAME (Red Extensa de Sensores de Calidad del aire para una Administración del Tráfico urbano Amigable con el Medio ambiente). Un proyecto que integra en un único modelo de gestión del tráfico urbano las necesidades de movilidad y de calidad del aire.

El objetivo principal de RESCATAME es lograr una gestión sostenible del tráfico urbano por medio de dos elementos clave: los modelos de predicción y una red de sensores de calidad del aire. Además, trata de reducir los niveles de contaminación y apoyar a las autoridades locales en el control del cumplimiento de las políticas y legislación vigente en materia de calidad del medio ambiente.

Actualmente, este plan se desarrolla en la ciudad de Salamanca. La elección de este lugar para desarrollar el proyecto se debe al significativo carácter histórico-artístico salmantino, catalogado como Patrimonio de la Humanidad, para el que es necesario tomar medidas de protección que lo conserven. Los ensayos se han realizado en 35 motas situadas en varias vías de la ciudad durante un período de un año.

800px-Salamanca_Catedral

El proyecto implanta el concepto de “ciudad instrumentada” o “ciudad sensorizada”, que pretende organizar el tráfico urbano de una manera efectiva y lógica, sin afectar negativamente a las necesidades de movilidad de los ciudadanos y conseguir niveles sostenibles.

Además, este concepto permite reunir información relativa a este tráfico, saber lo que genera, y así poder conocer datos a través de modelos informáticos que realimentan el sistema de regulación. Todo un despliegue TIC para realizar un ajuste en tiempo real entre medidas tomadas para el control del tráfico y reducción alcanzada de los niveles de contaminación.

Para las primeras pruebas, se recogieron más de dos millones de muestras en el centro de datos del proyecto. Esto permitió a las autoridades locales prever episodios de alta contaminación y poder actuar en consecuencia.

Se espera que la aplicación del plan implique beneficios asociados a la conservación del patrimonio arquitectónico, con un ahorro en limpieza y mantenimiento superior al 10 por ciento, así como la reducción de los costes de gestión de tráfico y de los controles existentes de contaminación en un 30 por ciento. El proyecto alcanza el cumplimiento estricto de los niveles máximos de polución requeridos por la Unión Europea, cuyos objetivos cuantitativos se incluyen en la nueva Directiva de la UE.

Autor: Mi Huella TIC

Comparte esta entrada en

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *