¿Y si pudieras regar las plantas desde tu propio ordenador?

¿Te imaginas un mundo en el que, al irte de vacaciones, no tuvieras que incordiar a tu cuñado, a tu vecina o al hijo de tu prima para que anden entrando a tu casa a que te rieguen las plantas? ¿Y si tuvieras la posibilidad de controlar el agua que reciben desde tu propio ordenador?

En líneas generales, sabemos que un huerto es una plantación destinada al cultivo de vegetales, hierbas y hortalizas de diferente tipo; y que, según el tamaño, el tipo de cultivos y el sistema de riego, un huerto puede ser muy diferente a otro. Pero si algo tienen todos en común, es que necesitan ser regados, de una forma u otra.

Por otro lado, un sistema domótico es un sistema que también puede ser llamado “inteligente”, capaz de automatizar algo con todos los servicios de los que dispone para su máximo aprovechamiento.

foto_dni (1)Si juntamos ambas partes obtenemos un huerto domótico, un sistema para el control automático de un huerto que gestiona los recursos de la manera más eficiente posible. Es el desarrollo a pequeña escala que ha llevado a cabo Carolina Herrero; el punto final al ciclo de grado superior ASIR (Administración de Sistemas Informáticos en Red) cursado en el centro Don Bosco de Villamuriel de Cerrato (Palencia). Este “microhuerto” domótico y doméstico con un sistema de riego automatizado y supervisado por sensores de diversos tipos tiene controlados diferentes parámetros: humedad, temperatura, luz, condiciones del ambiente… de forma que el sistema sea capaz de tomar decisiones por sí mismo, con el fin de que los cuidados requeridos sean mínimos. En este vídeo podemos ver una demostración pero, si de verdad queréis entender cómo funciona, no os perdáis esta entrevista a Mi Huella TIC.

¿Qué beneficios implica el desarrollo de un huerto domótico?

Hoy en día y en los tiempos que corren cada vez se va haciendo más necesario el ser autosuficientes en ciertos aspectos, y con esta idea pretendo llegar a conseguir parte de ese autoabastecimiento, puesto que podremos tener a nuestro alcance la disposición de un huerto con determinados alimentos destinados al consumo diario, y sin apenas requerir cuidados. Esto también nos aportará mejoras para nuestra salud, ya que conseguiremos alimentos 100% naturales, libres de ciertos productos químicos que habitualmente se encuentran en los productos del mercado, y que en la mayoría de los casos no tenemos constancia de su uso.

Además de un beneficio personal, obtenemos a su vez un ahorro de agua, que tan necesario es en la actualidad y que nos beneficia a toda la sociedad con la preservación de nuestro medioambiente.

Brevemente, ¿cómo ha sido el proceso de creación del huerto?

En primer lugar, hice un estudio de los valores que son decisivos e imprescindibles en el crecimiento de las plantas, y según esos valores decidí qué tipo de sensores comprar, en mi caso necesitaba controlar la temperatura, humedad, luz, etc. y por tanto necesitaba como mínimo un sensor por cada valor.

sensores cherrero

También necesitaba otra pieza fundamental, un microcontrolador Arduino; una placa programable donde se encuentra almacenado el programa principal que se encarga de controlar nuestro huerto y, según los valores recogidos por los sensores, tomará decisiones. Para esta parte, es necesario tener ciertos conocimientos de programación, ya que el programa en Arduino no es más que unas cuantas líneas de código bien pensadas.

cherrero

Arduino se encargará de recoger datos, actuar según dichos datos y enviarlos a un servidor. Aquí es cuando aparece la tercera pieza del rompecabezas, el servidor. En mi caso opté por usar Raspberry Pi, lo que viene siendo un pequeño ordenador. En este ordenador tendré mi base de datos, con los datos que irán captando los sensores, para tenerlos almacenados durante cierto tiempo, y también será donde se encuentre alojada la página web que accederá a la base de datos para mostrar visualmente una gráfica de estos. Además, la comunicación entre Arduino y Raspberry Pi se hace mediante un script en Python programado para recoger los valores que Arduino envía y así almacenarlos en la base de datos.

¿Qué motivos te impulsaron a llevar a cabo este proyecto?

Cada día se desperdician cantidades incalculables de agua, que es una fuente de vida, y uno de los motivos es la cantidad de campos inundados por una falta de control en el riego. Por tanto, uno de los objetivos que perseguía en este proyecto era controlar el consumo de este recurso natural y fomentar su ahorro, ya que el huerto se riega hasta que se alcanza la humedad deseada, gastando el agua justo y necesario. Aunque en este caso el derroche es mínimo, esto llevado a mayor escala permitiría un mayor ahorro de agua.

¿Sería posible mantener un huerto así a través de una app móvil?

Aunque por el momento no ha sido llevado a cabo, el hecho de controlarlo a través de una aplicación móvil era algo que tenía en mente y que, si puedo, acabaré desarrollando. Por ahora lo que tengo es una aplicación web donde consultar los datos del servidor de base de datos y mostrarlo de forma gráfica. La idea de la app móvil consiste en que mediante botones se envíen comandos a la página web, de forma que se comunicase con el microcontrolador Arduino y éste ejecutase ciertas órdenes. De esta forma, podríamos implantar un sistema de riego para controlarlo de forma remota. Además, tenía pensado añadir una webcam para poder verlo desde la propia app móvil.

 ¿En qué estado se encuentra ahora la iniciativa?

La verdad es que actualmente está parada, estuvo funcionando durante unas semanas, pero mi proyecto al fin y al cabo era un prototipo, ya que para un funcionamiento continuo en primer lugar debería de cambiar la bandeja de plástico por un sitio más amplio, donde las plantas tengan espacio suficiente para respirar y las raíces puedan crecer con libertad.

Otro de los motivos por los que está sin uso es porque, para un funcionamiento continuo, uno de los principales cambios que debería hacer es utilizar componentes de mayor calidad, ya que mi presupuesto era bajo y decidí comprar lo más económico posible.

Además, estoy trabajando en ciertas modificaciones para la mejora de algunos aspectos, y también para adaptarlo a diferentes ambientes, porque personalmente creo que el hecho de que cualquier persona pudiera disponer de un pequeño huerto en su casa, y además “domotizado”, sería vulgarmente hablando “un puntazo”.

 

Texto, imágenes y vídeo de Carolina Herrero

Autor: Mi Huella TIC

Comparte esta entrada en

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *