Ciudades, cambio climático y TIC en CONAMA LOCAL

Las ciudades cada día están más comprometidas en la lucha contra el cambio climático y son numerosas las iniciativas existentes, tanto en el ámbito europeo como mundial de éstas para reducir sus propias emisiones de CO2.

Así, encontramos enfoques globales como el Pacto de Alcaldes o iniciativas netamente españolas como la Red de ciudades por el clima impulsada en el seno de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP).

Estas estrategias locales, han prestado especial atención a la gestión de la energía en el ámbito local, el uso de energías renovables, el ahorro en el alumbrado público, en la gestión del agua o en la movilidad sostenible.

Sin embargo no son muchas las iniciativas municipales que han prestado atención al consumo energético asociado al despliegue y uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC).

Aunque sí se habla de TIC y cambio climático, el enfoque utilizado se refiere exclusivamente al uso de estas tecnologías para luchar contra las emisiones de CO2 en determinados sectores clave para la gestión de la ciudad, en el ámbito de las ciudades inteligentes.

Y ello quizás porque se desconoce la auténtica dimensión del consumo energético de las TIC en el ámbito de la ciudad y de la administración local.

Para ello sólo comentar que en el año 2012, el consumo de electricidad asociado al uso de las TIC en la Unión Europea ya superaba el 10% del consumo total y un 4% de las emisiones de CO2, que según un informe del JRC del año 2010 en el sector terciario (administración, educación, sanidad) el consumo TIC se podía equiparar al del alumbrado público; o de que en edificios de oficinas, no climatizados por electricidad, el consumo TIC podría suponer hasta un 50% del total.

Es por tanto urgente que las Administraciones Locales aborden en sus estrategias de lucha contra el cambio climático y de ahorro energético, la reducción del consumo de su infraestructura TIC, como el caso de éxito de la ciudad de Bristol.

Para ello, lo primero es realizar un inventario de todos los equipos y dispositivos TIC de los municipios y en segundo lugar, establecer un sistema de monitorización de estos consumos, que permita su seguimiento de forma independiente del resto de consumos de electricidad (alumbrado exterior, alumbrado interior, climatización, etc).

A partir de ahí, es necesario que los municipios elaboren una estrategia o plan de acción “Green TIC” que contemple la adopción de medidas dirigidas a reducir el consumo de electricidad y de materiales, racionalizando su infraestructura, aplicando criterios de compra verde para equipos informáticos y audiovisuales, sensibilizando a los empleados públicos para la aplicación de buenas prácticas ambientales y energéticas en el uso de las TIC, etc.

Algunas iniciativas europeas están siendo pioneras en este enfoque de lucha contra el cambio climático, como el proyecto Green Digital Charter, o la campaña de Haute-Normadie “Reduce IT”,  pero desgraciadamente todavía no muchas en España.  

Desde el proyecto LIFE GREEN TIC se hace un llamamiento a todos los municipios participantes en #ConamaLocal y @forogreencities para sumarse a la corriente europea y mundial de ciudades que también quieren reducir el consumo energético y las emisiones de CO2 de su infraestructura TIC, en su compromiso #PorElClima. Y se sumen al Compromiso Green TIC.

Autor: Mi Huella TIC

Comparte esta entrada en

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *